Exaltamos la singularidad de la artesanía. Todos los días nuestros hombres nos comprometen y nos apasionan para dar forma a objetos únicos, donde el rigor del diseño se encuentra con la huella distintiva del trabajo humano. Obviamente, nos ayuda la maquinaria, grande y hi-tec, para mantener la producción contemporánea. Somos eclécticos, pero selectivos, no nos gusta exagerar y preferimos la simplicidad a la frivolidad. Nuestro estilo no es un tramo porque la elegancia, para ser tal, debe ser una extensión natural del yo. Pensamos que la elegancia no es una estética oscura, sino una actitud vibrante y colorida.